Buscar en este blog

lunes, 30 de agosto de 2010

Ni Prison Break ni poshas. Con 8 bits todo molaba más :p

A veces, sin venir a cuento, te acuerdas de algo que te gustó muy mucho años ha. Y en ésta ocasión, me ha venido a la cabeza un videojuego de esos de fugarse de una cárcel.

Os hablaré de Dustin, una obra nacional de los chicos de Dinamic (sí, los del Pcfúmbol, jeje)
Nos encontramos ante un pseudo arcade con tintes de aventura gráfica, donde la habilidad a la hora de esquivar a los funcionarios y la inteligencia para saber qué objeto camibiar en todo momento El diseño de los personajes y localizaciones está bastante bien conseguido, con un aspecto simpático y desenfadado.

Interpretarás a Dustin, un reo interno en la prisión de Wad-Ras, de donde pretende fugarse. Para ello, deberás intercambiar los objetos que vayas encontrando, ya sea tirados en alguna parte, o golpeando a los guardias para quitárselos. Esto último conllevará que el resto de guardias te dispare a la primera de cambio, por lo que hay que pensárselo mucho antes de hacerlo.

Una vez consigas franquear los muros de la prisión, aún quedará cruzar una peligrosa selva plagada de animales salvajes, algún guardia más e incluso algún nativo hasta llegar, si tienes suerte, al transporte que te llevará a la libertad.

No llega a la altura del glorioso "The Great Escape", que marcó época, pero sí ante un buen juego que poporcionará unas cuantas horas de diversión y entretenimiento. Recomendado pegarle un vistazo.







El otro juego al que hago mención, The Great Escape, le da una vuelta de tuerca a las aventuras de la época.

En éste caso, tu personaje es un preso en un campo de concentración alemán en el año 1942, en plena Segunda Guerra Mundial.

Para conseguir huir, deberás trazar un plan pero muy poco a poco. Durante todo el día deberás seguir las rutinas marcadas por los oficiales, yendo a comer, formando en el patio con el resto de presos... y tendrás que elegir bien los momentos en los que zafarte de la vigilancia para ir consiguiendo objetos que te ayuden en tu fuga. Si te quedas parado sin hacer nada, podrás observar como el resto de personajes siguen haciendo sus labores, detalle curioso para la época. También los oficiales te llevarán donde proceda si te cazan fuera de tus rutinas.

Resulta muy duro y laborioso, pero es un juego que te atrapa desde el primer momento. Cabe destacar que existen varios puntos de fuga, con sus particularidades, con lo que requerirás de unos u otros objetos y herramientas en función de por donde pretendas escaparte.







Si bien los dos que he puesto quedan lógicamente obsoletos técnicamente respecto a los videojuegos actuales, aún pueden dar buenos ratos si se les da una oportunidad.

1 comentario:

trigo.reyes dijo...

Gran juego el segundo, sobre todo la música, y el primero no lo caté pero tuve ganas. Tenía la micro original de su review!!! (1 época)