Buscar en este blog

lunes, 10 de marzo de 2008

Va de cine: Hijos de los hombres


Otra película que veo tiempo después de su estreno. En este caso porque por aquel entonces no me sentía anímicamente preparado para verla.

No es Neo-Tokio, pero es apocalíptica hasta decir basta. No es Sin City, pero tenemos a un Clive Owen sin fe pero al rescate. No es Batman, pero tenemos a un Michael Caine entrañable, traficante de hierba, pero entrañable :p

Y es que este fin del Mexicano Alfonso Cuarón tiene ese "algo" que no te deja indiferente. Desde la puesta en escena, hasta detalles como un impresionantemente largo plano secuencia hacia el final que nos sorprendió. (sí, cuando el tiroteo en los edificios). No se si en verdad fue tan larga la secuencia pero a la mitad de esta misma fue cuando caímos en la cuenta en que no había cambio de plano!

La trama: ¿aún no sabéis de qué va? Futuro chungo, donde la humanidad ha padecido una pandemia de gripe mortal con mogollón de bajas, y está cerca de su fin al darse la circunstancia inexplicable de que todas las mujeres del planeta han dejado de ser fértiles, como aquel que dice, de un día para otro. Se habla de un "Proyecto Humano" que nadie sabe bien si existe realmente, y que podría significar la salvación de la especie.

Sin embargo, aunque queden hilos pendientes de atar, no te deja con sensación de vacío, de que te falte por conocer algo, ya que lo vives tal y como el protagonista va descubriendo todo a lo largo del metraje.

Un detalle de la cinta: el protagonista, Theo (Clive Owen), es casi víctima de una bomba, y a causa del estruendo de ésta escucha un pitido incesante
que Julian (Julianne Moore) le comunica que son las células auditivas muriendo, y que escuchará eso hasta que se quede sin el sentido el oído.



En definitiva, historia asfixiante con un halo de esperanza en forma de pequeño gran milagro (que no desvelaré para su mejor visionado, pero que se puede vaticinar), que muestra las miserias de la raza humana y, en contadas ocasiones, que aún queda buena gente.

Pd: leo un comentario en filmaffinity de un tal Rostov que dice:
No es la primera vez que el cine trata el tema de la procreación y la esterilidad dentro del género, de hecho contiene escenas me recuerda a otra menospreciada y olvidada película de los años 70 titulada "EDICTO SIGLO XXI:PROHIBIDO TENER HIJOS" que estaba basada en un libro de Max Ehrlich, que dirigió Michael Campus y la protagonizaron Oliver Reed y Geraldine Chaplin de la cual esta última, obtuvo un premio a la mejor Actriz en el Festival de Sigtes de 1972, la película era lo opuesto a lo que Cuarón nos muestra con su película, la procreación descontrolada.

1 comentario:

Bufón Cósmico dijo...

yo la vi en stage6 hace dias y me parecio buena, con un arie "inglés" en la fotografia que me gustó bastante. Ademas el clive owen es un tio que nunca sabes de que palo va y eso me gusta.